26.04.2021

Múltiples son las historias y los relatos que se esconden en el barrio El Almendral de Valparaíso. Algunos de sus lugares más emblemáticos son el Mercado El Cardonal, la Casa Central PUCV, el Hospital Carlos Van Buren, la Facultad de Derecho de la Universidad de Valparaíso, la Scuola Italiana, la Biblioteca Severín y la Feria de la Avenida Argentina.

En cada uno de estos lugares, han pasado miles de personas dejando su impronta, sin embargo, el sector ha enfrentado un constante abandono por parte de las entidades gubernamentales y un sorprendente cambio demográfico, lo que obliga a actualizar el conocimiento del sector.

Al respecto, el exalumno de la Escuela de Arquitectura y Diseño de la PUCV, Gregorio Garretón armó un equipo multidisciplinario para contribuir a la comprensión del sector, por medio de una iniciativa que pretende identificar, registrar y levantar el Patrimonio Cultural de este tradicional barrio porteño. El proyecto logró financiamiento del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, a través del Servicio Nacional del Patrimonio Cultural y contó también con el apoyo de la PUCV para aportar en el ámbito de la gestión.

“En la Escuela EAD siempre tuvimos mucho interés por el estudio de Valparaíso, en particular por el sector de El Almendral. Hoy nos interesa trabajar en Valparaíso como ciudad y El Almendral como barrio. Con otro compañero de la Escuela y otros profesionales de las ciencias sociales nos juntamos para ver qué se podría hacer desde un punto de vista interdisciplinario. Así nació este proyecto. Postulamos al fondo y creo que lo más relevante es el concepto actual del Ministerio de las Culturas y las Artes en darle importancia al patrimonio cultural e inmaterial”.

Antiguamente, recuerda Garretón el concepto de patrimonio se vinculaba sólo a edificios y construcciones patrimoniales, pero esto ha cambiado hacia el patrimonio cultural e intangible. “Nosotros proponemos una mirada interdisciplinaria y hacer un cruce entre el patrimonio material e inmaterial”, complementa Garretón.

Como insumo se identificarán los bienes culturales materiales y su vinculo con el patrimonio inmaterial en dos líneas de trabajo: una con el levantamiento del patrimonio material arquitectónico, satelital y otro a partir del trabajo con diversas comunidades.

EL DESARROLLO DE LA CARTOGRAFÍA

La propuesta contempla un levantamiento actualizado del paisaje cultural, los bienes culturales y los patrimonios culturales, materiales e inmateriales, que son posibles de situar en el barrio El Almendral de Valparaíso. “El producto inmediato de este levantamiento es una cartografía visual que dará cuenta de las representaciones y vinculaciones que establecen las comunidades que habitan y transitan en este espacio urbano. Esta herramienta se plantea como un dispositivo integral, construido por instancias participativas y desde una perspectiva interdisciplinaria, de aquello que es considerado patrimonial”, precisa Garretón.

En ese sentido, para completar su propósito será vital el trabajo que se desarrolle con las comunidades que allí habitan.  “Vamos a trabajar en la identificación social, queremos desarrollar mesas de trabajo y realizar una labor con las comunidades. Allí hay mucho conocimiento del barrio y de cómo se habita el lugar. Estamos conscientes del deterioro que hay y, probablemente, se ha incrementado por la pandemia. Comenzar valorando lo que hay: el patrimonio cultural, puede dar origen a una nueva revalorización por parte de la gente que trabaja o vive allí, que se mire con otros ojos. Esto, a largo plazo, debiera generar un mejor entorno”, advierte Garretón.

¿Por qué el barrio El Almendral? El arquitecto agrega que allí ocurren situaciones que no se perciben en otras partes de Valparaíso. “Es un barrio muy grande, convergen muchas bajadas de los cerros, transita mucha gente, cuenta con universidades, colegios, centros de salud. Por otro lado, hay muchos monumentos de interés patrimonial y otros sin protección. Al mismo tiempo, hay un alto grado de pobreza y deterioro. Esta dicotomía nos llamó la atención. ¿Cómo llegamos a esto? En el Cerro Alegre hay edificaciones con valor patrimonial, pero existe una revalorización del patrimonio, lo que no pasa en El Almendral”, explica.

El proyecto debería desarrollarse durante 2021 y en ese sentido será muy importante trabajar con las comunidades escolares, universitarias y para eso es valioso trabajar en el año curricular. “Estamos estudiando estrategias para adaptarnos a la modalidad online y llegar a la mayor cantidad de personas”, precisa.

APORTE DE LA PUCV

La PUCV a través de la Unidad de Patrimonio Histórico y Museográfico de la Dirección General de Vinculación con el Medio (DGVM) va a apoyar la iniciativa también para difundir la convocatoria de las reuniones y mostrar sus avances.

Al respecto, el jefe de esta Unidad, Fernando Vergara agregó que “es un desafío muy motivante trabajar con los patrimonios culturales del Barrio El Almendral y darle protagonismo a las distintas comunidades que se identifican con él. La Universidad lleva casi un siglo en el sector y colaborará en todo aquello que esté a su alcance para el logro de este proyecto”.

Por su parte, Garretón destacó el apoyo recibido por la Universidad. “La Casa Central de la PUCV tiene un valor importante y es un ejemplo vivo de cómo habitar el patrimonio. Con toda su historia, el edificio sigue en funcionamiento al 100%. Se puede habitar y vivir en un edificio patrimonial (…) Nos sentimos muy acogidos y apoyados por la PUCV. Nos ofrecieron las instalaciones de Casa Central y su infraestructura para poder juntarnos. También está la posibilidad que nos faciliten sus plataformas digitales y el sitio web para ocuparlo como canal de comunicación por las comunidades”, concluyó Garretón.

Es importante trabajar en la divulgación de los contenidos del proyecto. La idea es que el registro se pueda usar como insumo posterior tanto por las comunidades que residen allí y también por quienes toman decisiones políticas y barriales en el barrio El Almendral. 

Por Juan Paulo Roldán

Dirección General de Vinculación con el Medio